Estás aquí

Colectores de deudas, las fronteras de la legalidad.

11 de diciembre de 2017

Colectores de deudas, las fronteras de la legalidad.

En los tiempo que corren una de las prácticas más habituales en nuestra vida cotidiana es la de solicitar préstamos rápidos online para poder afrontar todo tipo de imprevistos. Pero el mayor problema con el que nos podemos encontrar es que si no podemos devolver este préstamo a tiempo. Ya sea por un despiste momentáneo o un problema económico serio, así podemos salir muy perjudicados.

Las consecuencias de no devolver un préstamo pueden llegar a ser muy graves. Empezando por comisiones y multas que nos pueden aplicar las financieras y terminando el los tribunales.

Una de las prácticas habituales de los prestamistas es contratar los servicios de empresas colectoras.

¿Qué representan las empresas colectoras?

El cobro de la deuda de un minicrédito es una práctica totalmente legal. Las empresas colectoras son organismos especializados en reclamar una deuda existente, tanto si es de una persona física o una empresa. Los bancos y los prestamistas suelen solicitar los servicios de dichas empresas en caso de que no pueden llegar a un acuerdo con el cliente para la devolución de un crédito y antes de empezar con los procesos judiciales. Son un recurso legal, pero puede convertirse en una práctica abusiva y hostigadora ya que los colectores tienen su propio interés, ya sea por cuota fija o por comisión sobre el impago, para devolver la deuda.

¿Qué puede y no puede hacer una empresa colectora?

Ante todo, debemos de tener muy claros nuestros derechos. Aunque hayamos incumplido un contrato legal ni los prestamistas, ni las empresas colectoras no pueden realizar contra nosotros prácticas y conductas desleales y fuera de la ley.

La empresa colectora no puede irrumpir en nuestra casa o nuestro puesto de trabajo, es una violación de los derechos fundamentales de las personas. Solo se puede poner en contacto con nosotros vía teléfonica o por escrito mediante documentación oficial. El colector tampoco tiene derecho a comentar su caso con terceras personas, pero si puede ponerse en contacto con sus amigos y familiares para averiguar su residencia, teléfono de contacto o lugar de trabajo.

Las conductas agresivas y opresivas como por ejemplo amenazas se consideran fuera de la ley. Los colectores no son abogados, por lo tanto no pueden informarle que ha cometido un delito. Los colectores tampoco pueden embargar sus propiedades ni su sueldo, ya que es una jurisdicción solamente de los tribunales.

¿Qué debemos hacer si un colector se pone en contacto con nosotros?

Es preferible mantener el contacto con los colectores y la mejor manera de hacerlo es por escrito. La documentación oficial, nos puede servir de prueba en caso de que el proceso llegue a los tribunales.

También podemos contratar un abogado que se encargará de cualquier tipo de negociaciones con los colectores. Y si la empresa colectora viola nuestros derechos, también los podemos demandar.

Los colectores son representantes oficiales de los prestamistas y pueden tomar medidas legales, es decir, pueden denunciarnos a los tribunales, por ello es importante mantener todo el registro de conversaciones, documentos, notificaciones, etc.


Te recomendamos:

← Atrás

Últimas publicaciones

Opiniones

Creditea
Marta Guerrero Confirmación rápida, sin necesidad de acudir a las sucursales. Los recomiendo
Ibancar
Chantall Carballo Me molesto un poco tener que escanear la documentación, pero me aceptaron justo el importe que necesitaba y que otros prestamistas no me querían dar.
Suitaprest
Frank Arcos Inluso con una hipoteca me concedieron el préstamo que necesitaba, y me he podido comprar un coche, realmente son buenos y rapidos.
Opiniones →

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más