Credito para pagar deudas

Empresa
Plazo devolución
Importe
TAE
ASNEF
Aprobación
vivus logo
4.9
Opiniones: 19
7 892
Plazo devolución
7-30
Importe
hasta 1.000€
TAE
0,0%
Tiempo de espera
15 minutos
MonedoNow
4.8
Opiniones: 14
1 871
Plazo devolución
180-1095
Importe
hasta 5.000€
TAE
60,0%
Tiempo de espera
24 horas
Freezl España
4.7
Opiniones: 19
2 716
Plazo devolución
5-35
Importe
hasta 1.000€
TAE
2187,0%
Tiempo de espera
15 minutos
viaconto logo
4.6
Opiniones: 18
5 657
Plazo devolución
7-30
Importe
hasta 600€
TAE
0,0%
Tiempo de espera
10 minutos
Cashper logo
4.5
Opiniones: 14
3 698
Plazo devolución
15-30
Importe
hasta 500€
TAE
2571,8%
Tiempo de espera
1 hora
EVO VISA Clásica
4.4
Opiniones: 9
451
Plazo devolución
365-1095
Importe
hasta 5.000€
TAE
21,0%
Tiempo de espera
30 minutos
CashperPlus
4.3
Opiniones: 13
1 457
Plazo devolución
60-365
Importe
hasta 2.000€
TAE
277,0%
Tiempo de espera
15 minutos
Creditstar
4.2
Opiniones: 15
3 131
Plazo devolución
5-30
Importe
hasta 1.000€
TAE
2899,0%
Tiempo de espera
15 minutos
Savso
4.2
Opiniones: 13
7 595
Plazo devolución
91-119
Importe
hasta 900€
TAE
2229,0%
Tiempo de espera
15 minutos
wandoo logo
4.1
Opiniones: 14
3 217
Plazo devolución
7-30
Importe
hasta 850€
TAE
0,0%
Tiempo de espera
15 minutos
holadinero logo
4.1
Opiniones: 17
11 110
Plazo devolución
5-31
Importe
hasta 1.000€
TAE
0,0%
Tiempo de espera
20 minutos
twinero logo
4
Opiniones: 13
2 143
Plazo devolución
7-30
Importe
hasta 800€
TAE
3752,0%
Tiempo de espera
15 minutos
ccloan logo
4
Opiniones: 13
2 786
Plazo devolución
5-30
Importe
hasta 1.000€
TAE
0,0%
Tiempo de espera
15 minutos
prestamer logo
3.9
Opiniones: 13
2 712
Plazo devolución
7-21
Importe
hasta 1.000€
TAE
1,0%
Tiempo de espera
4 minutos
Younited Credit
3.9
Opiniones: 13
7 200
Plazo devolución
730-2520
Importe
hasta 50.000€
TAE
3752,0%
Tiempo de espera
24 horas
Gedescoche_logo
3.8
Opiniones: 10
1 010
Plazo devolución
30-730
Importe
hasta 10.000€
TAE
24,9%
Tiempo de espera
30 minutos
creditosi logo
3.7
Opiniones: 13
1 089
Plazo devolución
1-30
Importe
hasta 2.000€
TAE
2334,0%
Tiempo de espera
15 minutos
contante
3.7
Opiniones: 13
1 930
Plazo devolución
1-62
Importe
hasta 1.000€
TAE
2899,0%
Tiempo de espera
15 minutos
ibancar logo
3.6
Opiniones: 14
3 898
Plazo devolución
365-4383
Importe
hasta 6.000€
TAE
18,0%
Tiempo de espera
24 horas
dineo logo
3.6
Opiniones: 15
6 136
Plazo devolución
5-30
Importe
hasta 300€
TAE
0,0%
Tiempo de espera
8 minutos
moneyman logo
3.5
Opiniones: 15
5 090
Plazo devolución
5-120
Importe
hasta 1.300€
TAE
0,0%
Tiempo de espera
1 minuto
moneymas logo
3.5
Opiniones: 14
3 109
Plazo devolución
730-1800
Importe
hasta 5.000€
TAE
49,9%
Tiempo de espera
30 minutos
ferratum bank logo
3.4
Opiniones: 14
2 300
Plazo devolución
5-30
Importe
hasta 500€
TAE
0,0%
Tiempo de espera
5 minutos
Prestamo10
3.4
Opiniones: 13
2 294
Plazo devolución
5-30
Importe
hasta 200€
TAE
2830,8%
Tiempo de espera
10 minutos
Bankinter
3.1
Opiniones: 13
3 561
Plazo devolución
30-365
Importe
hasta 5.000€
TAE
26,8%
Tiempo de espera
30 minutos
Kredito24
3
Opiniones: 14
2 481
Plazo devolución
7-30
Importe
hasta 750€
TAE
3752,4%
Tiempo de espera
15 minutos
Ibercredito
3
Opiniones: 0
10
Plazo devolución
7-30
Importe
hasta 300€
TAE
3405,0%
Tiempo de espera
15 minutos
creditea logo
3
Opiniones: 13
1 954
Plazo devolución
30-1095
Importe
hasta 5.000€
TAE
24,9%
Tiempo de espera
15 minutos
anticipos.es logo
3
Opiniones: 13
3 039
Plazo devolución
1-30
Importe
hasta 600€
TAE
30,3%
Tiempo de espera
15 minutos
Fidinda
3
Opiniones: 0
53
Plazo devolución
90-730
Importe
hasta 5.000€
TAE
79,6%
Tiempo de espera
30 minutos

¿Alguna vez te has encontrado en una situación económica en la que, con lo que ganas, no eres capaz de afrontar todas las cuotas de los préstamos concedidos?

¿Has tenido en alguna ocasión que dejar de comprar comida, o de pagar algún recibo, para poder hacer frente a todos los vencimientos y cuotas de créditos activos?

Verse inmerso en una espiral de deudas es uno de los fenómenos de economía doméstica más desagradables, complejos y angustiosos que existen.

El principio de la espiral se genera, por ejemplo, cuando tienes que hacer frente a un imprevisto económico y no dispones de liquidez suficiente.

Aunque en otras ocasiones el inicio de la debacle se produce cuando, a pesar de no tener dinero suficiente, necesitas comprar algo caro, por encima de tus posibilidades.

En ese caso, recurrir a un crédito es bastante habitual, debido a que el pago a plazos siempre es más cómodo que al contado.

Seguramente empezaste a endeudarte pensando que era una cantidad pequeña y que en unos meses devolverías el crédito en su totalidad.

Además, antes de solicitar el préstamo, probablemente harías tus cuentas y te asegurarías de que con tu sueldo mensual podrías responder sin problemas no solo a la hipoteca y a los gastos fijos, sino también al importe que cada mes te cargaría en tu cuenta la financiera.

Pero pasados unos meses, llegó un nuevo gasto con el que no contabas. Y en aquella ocasión, como tampoco tenías dinero suficiente en la cuenta, optaste por utilizar el disponible de tu tarjeta de crédito.

Encima decidiste pagar una cantidad mayor de intereses durante un tiempo prolongado, con el objetivo de que la cuota fuese más cómoda. Algo que incrementó considerablemente el coste real del préstamo.

Con el paso del tiempo, el problema fue agravándose cada vez más: meses después tuviste que hacer uso de nuevo de tu capacidad de endeudamiento, cuando el coche se te averió.

La factura del taller era muy alta y tú seguías sin ahorros porque cada vez dedicabas más dinero al mes a los préstamos que ya tenías contraídos.

Así que para salir del atolladero, pediste un nuevo préstamo.

Y lo peor de todo es que aquella nueva cuota —sumada a todo lo que ya pagabas de hipoteca, tarjetas y créditos— supuso una verdadera losa para tu economía doméstica.

Eran tantos los pagos que cada mes tenías que hacer, que el sueldo que te quedaba disponible para el día a día menguaba a toda velocidad, con lo que apenas podías llegar a fin de mes. Y mucho menos hacer frente a imprevistos.

Algunos meses, incluso, tu banco devolvió varios recibos por no haber fondos suficientes. Y para las compras básicas recurriste en varias ocasiones al crédito de la tarjeta.

La situación se complicó aún más si cabe cuando, para pagar las cuotas de los préstamos, se te ocurrió sacar dinero a crédito en los cajeros automáticos.

La espiral de deudas se agrandaba por momentos, a la par que tú nivel de angustia e incertidumbre se multiplicaba exponencialmente.

Y lo peor era la continua sensación de persecución a la que te sometían tus acreedores cuando fallabas en los pagos.

Tenías la impresión de encontrarte metido en el peor embrollo de tu vida, del que no podrías salir jamás.

Si esta historia te resulta excesivamente familiar, porque la vives en tus propias carnes, no desesperes: en Dinero Rápido vas a encontrar alternativas que te permitirán resolver, al menos temporalmente, tu situación económica.

De hecho, en esta sección tienes un ranking con los mejores préstamos personales para reunificar deudas.

Dinero Rápido vas a encontrar alternativas que te permitirán resolver

En qué consisten los créditos para refinanciar deudas

Contraer más deudas de las que uno es capaz de cubrir con el sueldo mensual es lo más parecido que hay a introducirse en el interior de un agujero negro financiero, ya que la espiral de deudas es como un círculo vicioso del que es imposible salir, salvo que se aumente todavía más el endeudamiento.

Vamos a imaginar un ejemplo típico: una persona que gana al mes un sueldo neto de 1.300 euros.

Los pagos derivados de los créditos a los que tiene que hacer frente todos los meses serían los siguientes:

  • Hipoteca: 500 euros al mes.
  • Préstamo personal: 90 euros al mes.
  • Préstamo para el coche: 230 euros al mes.
  • Cuota de la tarjeta de crédito: 250 euros al mes.

Esto quiere decir que, con un sueldo de 1.300 euros, tiene que hacer frente a unos gastos fijos —solo para pagar de deudas— de 1.070 euros al mes.

Lo terrible es que cada una de las cuotas, si se analizan por separado, son perfectamente asumibles. Por eso mucha gente se entrampa creyendo que podrá devolverlo todo. Pero cuando se suman todas ellas la deuda se hace impagable (ya que vivir con 230 euros al mes es bastante complicado).

La única forma de rebajar esa suma de cuotas asfixiantes es a través de la reunificación de todas las deudas en una sola más asequible. Para ello, hay que solicitar un nuevo préstamo con el que se cancelarán todas las deudas existentes.

La cuota a pagar será más baja que la suma de las cuotas anteriores. De ese modo, es posible contar con un respiro que permita hacer frente al día a día (incluso ahorrar un poco).

La parte negativa es que no queda otro remedio que alargar el plazo. Esto quiere decir que al final se termina pagando más dinero que el que se pagaría inicialmente.

Tipos de reunificación de deudas

A la hora de reunificar deudas conviene diferenciar entre dos modalidades diferentes, en función de los préstamos previos existentes:

  • Reunificación de deudas sin hipoteca: si vives de alquiler y no cuentas con una casa en propiedad, tendrás que recurrir a un préstamo personal con el que cancelar el resto de préstamos que ya tenías. Este tipo de reunificaciones de deudas no son tan eficientes, porque el plazo no se puede alargar demasiado (no hay préstamos personales por más de 9 o 10 años, como mucho). Por lo tanto, la cuota a pagar será solo algo más baja que el total que se estaba pagando anteriormente. Pero pagar menos al mes siempre es un respiro.
  • Reunificación de deudas con hipoteca: si, por el contrario, eres propietario de tu vivienda, puedes usarla como garantía de un nuevo crédito hipotecario, con el que cancelar no solo la hipoteca anterior, sino también el resto de créditos activos. Pidiendo una nueva hipoteca para reunificar deudas, puedes alargar el plazo de amortización en mucho más tiempo, con lo que se obtiene una cuota mensual bastante más baja que lo que se venía pagando hasta el momento.

Ventajas de pedir préstamos para cancelar otros préstamos

Aunque es una operación costosa, en muchas ocasiones se convierte en la única alternativa viable para sacar cabeza, respirar y organizar las finanzas personales con criterios más racionales.

Por eso, pedir préstamos para cancelar otros préstamos tiene también sus ventajas:

  • Pagarás una cuota mensual más baja: la única opción para seguir haciendo frente a los gastos del día a día es aumentando la cantidad disponible, no destinada al pago de créditos. Solo de ese modo podrás alimentarte, pagar los suministros y afrontar los gastos corrientes.
  • Se paga una sola cuota mensual: es mucho más cómodo pagarlo todo en una sola cuota que tener que hacer frente a lo largo del mes a distintos vencimientos que llegan cada uno en una fecha diferente.
  • Puedes obtener un préstamo hipotecario con un tipo de interés inferior que el de los préstamos personales: si la deuda a reunificar incluye una hipoteca, puedes conseguir tipos más bajos que los que estabas pagando por tus préstamos personales anteriores.
  • Puedes elegir una cuota más cómoda de pagar variando el plazo: cuanto más tiempo alargues el plazo de amortización, las cuotas serán más bajas y obtendrás un mayor desahogo, a cambio de pagar un coste más elevado.
  • Te aprobarán la operación incluso aunque estés en ASNEF: este tipo de préstamos para cancelar deudas no suelen tener en cuenta la inscripción del solicitante en el ASNEF (algo relativamente habitual en este tipo de operaciones, ya que la gente que recurre a la reunificación de créditos suele presentar impagos y devoluciones de recibos).

Cómo conseguir un préstamo para pagar deudas bancarias 

Cómo conseguir un préstamo para pagar deudas bancarias

Si te encuentras inmerso en una espiral de deudas, debes seguir los siguientes pasos para obtener un crédito para pagar deudas:

  • Analiza la información que te presentamos en nuestro ranking: revisa las condiciones específicas de cada financiera para saber si realmente te van a interesar y si cumples con sus requisitos.
  • Selecciona la financiera a la que se lo quieres solicitar: una vez que tengas todos los datos y hayas tomado una decisión sobre la financiera a la que le quieres pedir el préstamo reunificador de deudas, entra en su página y sigue sus instrucciones.
  • Rellena toda la información que te solicite el sistema: al cumplimentar el formulario de solicitud de una financiera debes responder con información veraz y exacta a todo lo que te pregunten. Sobre todo es importante definir con claridad cuál es la cantidad pendiente de cada crédito.
  • Aportar la documentación que te soliciten: como mínimo, te pedirán el DNI, el número de cuenta y algún justificante de ingresos recurrentes (algunas financieras solo aceptan nóminas, mientras que otras también contemplan otros ingresos como pensiones, subsidios…). Además, en caso de préstamos con hipoteca es posible que te soliciten escrituras y documentos relacionados con la hipoteca anterior y con la vivienda.

Para valorar la viabilidad de la operación, las financieras tienen en cuenta los siguientes elementos:

  • Nivel de ingresos: estas entidades tienen que hacer siempre un análisis de riesgos, para saber si la operación puede salir adelante o no. Por eso, van a valorar inicialmente tu nivel de ingresos. Estudiarán tu sueldo actual (y los que tendrás en un futuro) en relación con los gastos que efectúas mensualmente para pagar todas las cuotas. Pero también tienen en cuenta que solicitas el préstamo para reunificar deudas con la idea de pagar una cuota menor que la suma de lo que pagabas hasta ahora.
  • ASNEF: algunas de las financieras que encontrarás reseñadas en nuestra página aceptan a clientes que están inscritos en el registro de morosos de ASNEF. De hecho, muchas de estas operaciones son solicitadas precisamente por clientes con deudas elevadas y que figuran en las bases de datos de impagados, porque quieren aumentar su liquidez para salir del atolladero.
  • Número de impagados: como parte de la evaluación de riesgos, las entidades también pueden comprobar si son muchos o pocos los impagos que has tenido hasta ahora. Además, tienen que estimar si en el futuro, cuando mejore tu liquidez, se seguirán produciendo este tipo de reclamaciones o por el contrario el préstamo que te concedan eliminará todas estas incidencias.
  • Propiedades: no es lo mismo concederle un crédito a una persona que no tiene patrimonio con el que respaldar un posible impago, que dejarle dinero a alguien con vivienda propia o con otros bienes que pudiesen ser embargados en el caso de no hacer frente a las cuotas mensuales. A grandes rasgos podemos decir que los préstamos para reunificar deudas con hipoteca suelen tener un mayor índice de aprobación que los que no están respaldados por propiedades inmobiliarias.

Últimas publicaciones

Opiniones

Contante
Sarai Arcos Les puedo asegurar que es seguro Contante. Llevo ya un año utilizando esta plataforma digital y les puedo decir que ha sido que me ayudado a resolver inconvenientes financieros inesperados.
Contante
Samuel Martinez Con Contante conseguí una gran ayuda para mi familia y para mi, solicité un crédito personal y en tan solo horas ya lo tenía en mi cuenta, es una plataforma confiable.
Contante
Mariela Uterro Hace tres meses me afilié a Contante en busca de una mayor protección económica para resolver mis inconvenientes financieros, y lo he logrado. Os recomiendo este increíble servicio que puede sacarte de un apuro
Opiniones →

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más